¿Tienes ganas de hacer trampa? Esto es lo que hay que hacer y cómo satisfacerlo

De qué mundo y mundo en una pareja , desplazados y comprometidos , puede surgir el deseo de traicionar a su pareja.

No es simplemente una falta de amor pero a menudo puede ser un deseo que viene de acuerdo a varios aspectos que analizaremos juntos y también veremos cómo satisfacer su deseo de traicionar al compañero:

El deseo de traición puede surgir según varios estudios americanos por las siguientes razones :

Fin de la atracción física para su pareja:

Esto suele suceder cuando nuestro socio, después de un cierto número de años , en los que la historia sentimental ha continuado discretamente , se acuesta , por así decirlo, en sus laureles y comienza el llamado período de «descuido».

Al socio ya no le importa cómo una vez no se viste para atraer nuestra atención.

No estamos hablando de vestirse sexy en lo que a la mujer se refiere, pero tampoco como si tuviera un burka o una conjetura sobre los colores a usar.

Es un aspecto desigual cuyas señales llegan de forma bastante evidente más para la mujer que para el sexo masculino, pero en cualquier caso un problema que afecta a ambos miembros de la pareja .

Para la mujer es evidente tal vez en el abandono del gimnasio que solía frecuentar asiduamente antes de mantenerse en forma o por la falta de tinte para el cabello que tienen unas raíces blancas grises, extrañas y obvias que antes nunca hubiera soñado mostrar.

O en una falta de depilación de las partes íntimas mientras que para los niños el fenómeno de la negligencia suele comenzar por un descuido en la ropa ( traje perenne post-trabajo ), por una falta de deseo de cuidar la apariencia, desde muchos puntos de vista desde el pelo, hasta el cuidado de la forma física hasta llegar en algunos casos incluso en la falta de higiene dental.

Todo lo que acabamos de decir determina obviamente una eliminación de la pareja o ambas, y la búsqueda y el deseo de traicionar y dedicar su tiempo a alguien que al menos se lava antes de una cita galante y que nos desea y, sobre todo, nos muestra y nos muestra.

Remediar esta situación debe ocurrir antes de que se produzca la traición y el deseo de adulterio va más allá del miedo a ser descubierto.

Tienes que cuidarte y si no eres el problema, habla de ello con tu pareja y trata de hacer que el problema se entienda sin vergüenza ni miedo.

Malentendido mental:

El deseo de traicionar también puede ocurrir cuando hay una falta de comprensión mental entre dos cónyuges y este aspecto como el que acabamos de mencionar es quizás más importante que la atracción física porque como sabemos, el deseo está en el cerebro, y si con tu pareja ya no puedes compartir un discurso interesante o un momento de complicidad (no necesariamente resultando en sexo) significa que la situación es muy grave.

Esto sólo puede llevar a uno de los dos en los brazos de otro/otro que el `comprensión tal vez lo tenga y también fuerte.

Para remediar esta situación tienes que intentar encontrar esa comunicación que tuviste y has perdido, sin hablar de elementos comunes que te gustan y que seguramente si vas a pescar en tu mente encontrarás fácilmente

Nervios del par:

Sabes que la vida no es fácil para nadie, especialmente cuando estás en pareja y a menudo quieres estar solo sin tener que sentir o cuidar las necesidades de los demás.

Esto sucede a menudo cuando tienes problemas con tu trabajo o con tu vida en general y el nerviosismo desatado se descarga sobre tu pareja, tal vez de manera poco cortés y con frases ofensivas (¿no es así, chicos?). Este comportamiento, decimos «tembloroso», es uno de los que más empuja a la pareja a sentir el deseo y el deseo de traicionar y sentirse gratificado y ya no insultado por la persona de al lado.

Falta de sexo en la pareja:

Llegamos a una nota muy dolorosa directamente relacionada con el primer punto del que hablamos.

Si en una copia no practicas sexo no decimos todos los días sino de manera constante (la frecuencia es todavía muy personal) el deseo cae dramáticamente. a menudo esto sucede porque estás abrumado por los compromisos diarios de los problemas de la vida y sabes que la membrana quiere pensamientos (¡llamado popular!).

Usted dirá que sí, pero si tengo pensamientos que no quiero y por lo tanto no hago nada, también puede haber pero por un período limitado o si el período dura mucho tiempo debe necesariamente hablar de ello con su pareja, y no inventar excusas imaginativas para escapar de la relación amorosa/sexual, de lo contrario la reacción después de un tiempo estará al final de la línea y desencadenará el adulterio o una ruptura final de la pareja.

Si después de todos estos consejos que te hemos dado el deseo de traicionar no ha desaparecido todavía sólo tienes que satisfacerlo a través de reuniones ocasionales que puedes tener en tu jornada laboral o social, pero te desaconsejamos fuertemente, ya que son las más peligrosas.

O usted puede encontrar un compañero de escapada a través de uno de los muchos sitios de encuentros extramatrimoniales que existen en España (aquí hay algunos que hemos probado para usted – encuentros extramatrimoniales ) de modo que el deseo sale y usted puede hacer frente con serenidad a los problemas de su pareja y tal vez el silencio en el futuro el deseo de traicionar.