Saber provocar sexualmente a una mujer está a medio camino para conseguir todo lo que quiera. Al desarrollar los conceptos básicos de la anatomía femenina, podrá mejorar su capacidad para despertar el deseo sexual y satisfacerlo, convirtiéndose así mucho más valioso para sus ojos.

Como ocurre con los hombres, las mujeres también tienen zonas erógenas que, cuando se estimulan adecuadamente, le permitirán despertarla y despertarle más ganas de estar íntimamente relacionada con vosotros. Conocer estas áreas aumentará mucho sus posibilidades de éxito con el sexo opuesto.

cabello

No es una gran noticia que a las mujeres les gusta tocar el pelo. El cuero cabelludo es una zona sensible que se puede estimular fácilmente para relajarse e incluso despertar una mujer. de una manera romántica y no invasiva. Acariciar el pelo también puede servir como una excelente técnica de aproximación en una etapa en la que todavía intente seducirla.

muslo interior

Un toque ligero con las puntas de los dedos en el interior del muslo es una manera excelente de estimular el deseo sexual en una mujer. Sé suave y acerca los dedos en la región más interior, pero sin llegar. Esto le provocó una emocionante sensación de anticipación por lo que pueda venir después.

Coll

El cuello es una zona erógena extremadamente sensible para la mayoría de la gente, y pocas mujeres no se enfrían cuando se estimula a través de ella. Habla en la oreja y dejar sentir la respiración contra el cuello. Esta técnica sencilla ayudará a crear un ambiente propicio para avances más íntimos.




Manos y muñecas

El simple contacto manual, aunque en un formato táctil reducido, es una manera eficaz de crear una conexión instantánea. Realizado de una manera sutil y delicada, un toque de manos durante los primeros encuentros puede facilitar mucho la aproximación entre ambas.

Parte baja de la espalda

Tocar la parte baja de la espalda de una mujer se considera un gesto sensual, por eso es tan frecuente en algunas formas de danzas más íntimas como el tango y la salsa. Esta zona puede resultar tan estimulante para una mujer que muchos afirman haber sido despertados por las caricias realizadas en esta región.

pies

Si ya se siente cómodo, acariciarle los pies puede ayudarla a relajarse ya aumentar la proximidad entre ellos. En casi todas las mujeres les gusta que te toquen los pies, por lo que, si tienes la oportunidad, no abstengan de seducirla con un buen masaje, ya que de esta manera podrás ganar puntos.