Las mujeres suelen ser mucho más selectivas que los hombres. La selectividad de la mujer va mucho más allá del aspecto físico y la personalidad, siendo capaz de potenciar factores como la profesión, la vida social e incluso la indumentaria. La ropa es tan importante como, si no, que el cuerpo. Por muy bueno que sea, si no muestra el más mínimo pánico en la forma en que se presenta, es muy probable que su primera impresión de vosotros no sea especialmente favorable.

La primera reunión es una ocasión especialmente delicada, ya que determinará si el contacto entre ambos continuará o no, por lo que es tan importante hacer la mejor impresión posible. Una de las cosas que más debería tener en cuenta es la ropa. Las mujeres notan muchas pequeñas cosas que pasan completamente desapercibidas para los hombres, y una de ellas es la ropa. Aunque no hay ningún conjunto de ropa para cualquier primera reunión, hay pequeñas reglas que, cuando se cumplen estrictamente, pueden ayudar a asegurarse de que se presenta de modo que hace una buena impresión.

Preséntese con cuidado

Independientemente de la ropa que lleve, es importante que se vea con detenimiento. Lo ideal sería que estuvieran muy limpias y planchadas adecuadamente. Evite transmitir ningún tipo de señal lento. Demostrar que le interesa la presentación y que elija ropa en buen estado, preferiblemente de buena calidad.


Invierta en calzado

Cualquier mujer notará rápidamente sus zapatos. Es importante que elija un zapato que se adapte bien al estilo de ropa que haya elegido. Lo ideal sería tener un par de zapatos o zapatillas deportivas con un nuevo aspecto y cuidado que puedas utilizar en ocasiones especiales como ésta. Evite llevar zapatos gastados y / o sucias, ya que no se transmitirá la mejor imagen.

Deja la audacia en casa

Si está pensando en llevar algo muy extravagante, con la esperanza de impactar y ganar puntos por la diferencia, es mejor que te compruebe. Como aún no la conocéis bien y todavía no ha establecido vínculos emocionales con ella, no arriesgue esta dimensión desde la primera cita. Apueste por la sencillez y evite llevar ropa o accesorios llamativos que puedan llamar demasiado la atención, ya que incluso le pueden molestar.

Muestra cierta madurez

Evite la ropa que se pueda considerar demasiado joven a menos que seas adolescentes. Si conoces una anciana, debería demostrar una cierta madurez durante la primera reunión. Deje las camisetas de los power rangers en casa, por frescos que parezcan, los ojos de una mujer que difícilmente sabe que se puede ver como un signo de infantilitat, que representa algo muy poco atractiva para la mayoría de las mujeres.

Apuesta por la sencillez

Independientemente del estilo de ropa que elija, la sencillez siempre le ayudará a ganar puntos. Estar demasiado ajustado puede hacer que parezca confuso o simplemente desesperado por complacer, lo que no resultará muy atractiva. Una cierta relajación en el modo de vestir le puede dar mucho estilo, siempre que se haga con buen gusto y atención a la justicia.

Evite sombreros y gorros

Evite siempre llevar sombrero o sombrero en una cita, a menos que el horario y el entorno lo justifiquen. Un cabello bien arreglado siempre ayudará a causar una buena impresión, por lo que es aconsejable salir de casa con un cabello muy bien tratado, ya que este es uno de los detalles que más notan las mujeres.

Viste según la ocasión

Evite situaciones incómodas vistiendo sesión demasiado formal para programas sencillos y mundanos, o demasiado casualmente para programas más diferentes. Dicho de otro modo: si vaya al cine y Burger King, no vaya con traje y camisa y, si va a un buen restaurante, no tenga camisa y pantalones cortos. Saber vestir según la ocasión es tan importante o más importante que saber vestirse bien.

Muéstrale quién eres realmente

Aunque una primera reunión requiere que tome algunas precauciones, también es muy importante no intentar convertirse en algo que no tiene nada que ver con vosotros. Si la ropa elegida para esta ocasión no refleja quién eres realmente, el disparo podría contraproducente, ya que estas cosas no sólo se sienten, sino que en última instancia complicarán la relación tan pronto como se encuentre con la realidad real de su pueblo .